Pilates en tiempos de Covid-19

12 Nov. 2020 | Pilates, Salud | 0 Comentarios

Tiempo de lectura estimado: ( Palabras en total: )

Entre otros beneficios, como veremos más adelante, el método Pilates cuenta con la facultad de adaptarse fácilmente a personas de cualquier condición, edad, rutina… Alguien que no está acostumbrado a moverse puede sumergirse en el Pilates y sentirse cómodo con la misma facilidad que una persona acostumbrada al ejercicio físico.

El coronavirus ha irrumpido en nuestro día a día obligándonos a cambiar hábitos y costumbres para proteger nuestra salud y la de quienes nos rodean. Esta alteración de nuestra vida cotidiana puede tener perjuicios para la salud, así que tenemos que hacer algo para evitarlo.

El empleo desde casa, una de las consecuencias de la presencia del COVID-19, ha provocado que sean muchas las personas que trabajan desde casa reduciendo así el movimiento y la actividad que suponía desplazarse hasta el lugar donde desarrollan su ocupación. Como vamos a ver a continuación, el sedentarismo puede provocar problemas de salud. Recurriendo a disciplinas como el Pilates, se puede conseguir un equilibrio.

El sedentarismo: un enemigo para la salud

Se habla de sedentarismo cuando se practican menos de 30 minutos al día de ejercicio físico menos de 3 días por semana. En muchos casos, esta situación ni siquiera es elección de la persona sino que viene motivada por las circunstancias: ausencia de espacios abiertos por los que salir a pasear, horarios de trabajo demasiado amplios o, como el tema que nos ocupa, la situación sanitaria actual provocada por el coronavirus.

Esta falta de ejercicio y movimiento supone una de las diez causas de muerte más comunes, además de favorecer la obesidad, hipertensión, diabetes y la posibilidad de sufrir enfermedades del corazón entre otras cosas. Además, también afecta al bienestar psicológico.

La Organización Mundial de la Salud afirma que el 17% de la población mundial tiene un modo de vida sedentario, lo que causa casi dos millones de muertes prematuras cada año derivadas de complicaciones de la salud por la falta de ejercicio físico. Estos datos tan preocupantes son anteriores a la pandemia del Covid-19, solo nos queda imaginar los datos actuales que serán mucho peores.

Por ello, es indispensable realizar algo de actividad física cada día para evitar el deterioro progresivo de la salud. Cada persona debe buscar la forma de moverse que mejor se adapte a su forma de vida y abandonar la costumbre de permanecer horas sentado mientras se trabaja.

Pilates para activar el organismo

El Pilates es una opción perfecta para realizar esa actividad física que el cuerpo demanda para mantenerse saludable. Al ser una disciplina que se adapta fácilmente a la situación de cada persona sea cual sea su condición física o edad, es el complemento ideal para esas horas de sedentarismo al que nos obligan las circunstancias actuales dadas por el COVID-19.

Practicar Pilates ayuda, entre otros,  a estimular el sistema inmune y por lo tanto, a disminuir el riesgo de sufrir dolencias y enfermedades. El movimiento de los músculos favorece la circulación sanguínea. Por ejemplo, el hecho de estirar y flexionar una pierna hacia arriba hace que la sangre bombee de nuevo al corazón ayudándose con la gravedad y facilitando el flujo por el resto del cuerpo.

Una sesión  a la semana ya otorga beneficios por lo que asistir a clases dos o tres veces a la semana te hará renovar todo tu organismo. Eso sí, como no podemos dejar de lado la situación actual debes acudir a centros que cumplan las normas sanitarias establecidas a causa del COVID-19 como los que forman la red de Pilates Training Center o recibir clases online de la mano de un profesional.

Incorporando esta disciplina a tu rutina no solo mejorarás tu sistema inmune sino que reducirás la posibilidad de padecer infecciones del tracto respiratorio como gripe o neumonía. Además, mejora la calidad de vida en personas de edad avanzada al mantener el cuerpo en movimiento, fomentando la agilidad y la flexibilidad en músculos y articulaciones.

La Historia tiene algo que decir sobre esto. Durante la epidemia de la llamada “gripe española” de 1918 y en la que se vieron situaciones muy parecidas a las que estamos viviendo hoy con el COVID-19, Joseph Pilates se encontraba internado en un campo de detención en la Isla de Man,  al ser ciudadano alemán se le  consideraba enemigo de Inglaterra durante la Primera Guerra Mundial.

Joseph comenzó a aplicar su método entre los internos del campo y según nos cuentan, ninguno de ellos cayó preso de la gripe española durante la pandemia, algo que se cree está relacionado con el buen estado de salud que les proporcionó la práctica de la Contrología, nombre original del Método Pilates. 

Una cosa está clara y es que hay que huir del sedentarismo y empezar a incorporar la actividad física en nuestro día a día. El Pilates no solo fortalecerá tu sistema inmune que traerá a tu vida múltiples beneficios de los que vas a ser consciente conforme avance tu práctica.   

Compartir:

.

Etiquetas:

Publicaciones relacionadas:

Otras lecturas interesantes.

Volver al blog

Pinéalo en Pinterest