LlamarInscripción

Pilates en la tercera edad, ¡no sigas parado!

Pilates en la tercera edad, ¡no sigas parado!
4.7 (93.33%) 3 votes

Siempre se ha pensado que llegar a la tercera se traduce en poco más que estar sentado en el sillón viendo la tele, sin practicar ningún tipo de ejercicio más allá de salir a dar un breve paseo o a comprar el pan. Por suerte, en los últimos tiempos la mentalidad está cambiando y cada vez son más los mayores que deciden seguir manteniéndose en forma gracias a disciplinas como el Pilates.

¿Qué es el Pilates?

Antes de nada, vamos a ver de forma breve qué es el Pilates. Se trata de una disciplina que busca el equilibrio entre la mente y el cuerpo, fortaleciendo los músculos y consiguiendo una gran elasticidad y tonicidad. Conforme más avanzas en la práctica del Pilates, más aprendes a conocer y controlar tu propio cuerpo, desarrollando tu conciencia corporal.

El Pilates se caracteriza principalmente por su capacidad de adaptación a todas las condiciones físicas, es decir, lo puede practicar desde personas con lesiones, embarazadas, personas de la tercera edad, deportistas, bailarines, etc. Es una disciplina apta prácticamente para todo el mundo. Hay innumerables ejercicios, con distintos niveles de exigencia.

Beneficios del Pilates en la tercera edad

No tenemos ninguna duda del efecto positivo del Pilates en toda persona que lo practica, pero hoy queremos señalarte en qué aspectos concretos pueden beneficiarse las personas mayores y por qué deberían animarse a practicarlo.

“Eres tan joven o tan viejo como te sientes. Si tu espalda es rígida con 30 años, entonces eres viejo. Si consigues que sea móvil y flexible a los 60, entonces te seguirás manteniendo joven”. Joseph Pilates

Concentración

La concentración es uno de los principios del método Pilates, se refiere a la atención plena constante que deben mantener quienes practican esta disciplina. Atención hacia dentro de su cuerpo (huesos, músculos, sensaciones, etc.) y hacia afuera colocación del cuerpo en el espacio, las instrucciones del monitor y evitar desconcentrase por ruidos o pensamientos. Este trabajo es indispensable y muy beneficioso para mantener la mente en forma.

Alivio de dolores crónicos

Muchas personas mayores que pueden pasar horas sentados delante de la televisión y esa falta de ejercicio hace que puedan aparecer molestias como dolor de espalda, hinchazón de las piernas o entumecimiento de las extremidades. Para aliviar estos dolores lo normal es recurrir a analgésicos o antiinflamatorios.

El Pilates ayuda a que muchas de esas molestias causadas por la inactividad desaparezcan conforme el cuerpo se acostumbra a moverse y a tonificarse. Las personas mayores que practican Pilares se sorprenden al descubrir que ya no necesitan tomar pastillas para algunas de las dolencias que sufrían a diario.
Y ven como poco a poco su postura va mejorando, incluso llegan a recuperar algunos de centímetros de altura que habían perdido con los años.

 

Fuerza y elasticidad. Lucha contra la osteoporosis

El Pilates es algo parecido a una carrera de fondo, es decir, aunque desde la primera clase se empieza a notar cierto efecto positivo no es hasta que pasan unas semanas que se hacen evidentes los beneficios físicos de esta disciplina.

Las personas de la tercera edad se darán cuenta de que tienen más resistencia física y de que sus músculos parecen ser más elásticos.Y los más importane, su columna vertebral recupera movilidad. Es más, incluso se verán capaces de hacer cosas que antes les costaba trabajo como coger un objeto de un estante o levantarse de la cama con más agilidad. Su renovada coordinación evitará las temidas caídas.

Lucha contra la osteoporosis

La práctica regular del Método Pilates contribuye a un fortalecimiento de los músculos, mejora el equilibrio, la postura y a anteriormente, reconstruir poco a poco la densidad ósea. Si tienes osteoporosis, debes tener en cuenta algunas contradicciones.Los ejercicios de extensión de columna son los más indicados para este tipo de enfermedad para los alumnos de Pilates. Numerosos estudios demuestran que las personas con músculos extensores fuertes de espalda tienen una mayor densidad ósea en su columna vertebral. (Sinaki et al.1986). Gracias a estos estudios, se encontró una gran relación entre el tono de los extensores de espalda y la menor incidencia en facturas vertebrales y el aumento de la densidad ósea. El Método Pilates puede ayudarte a retrasar o revertir la progresión de la osteoporosis. Es una técnica muy valiosa y con múltiples beneficios que puede ayuda prevenir lesiones y caídas, entre otras, gracias a su énfasis en la postura, la alineación y el equilibrio. Los ejercicios de Pilates para osteoporosis proporcionan la resistencia necesaria para el fortalecimiento de los huesos y ofrecen posibilidades de movimiento ilimitadas.
Para personas con osteoporosis el trabajo con máquinas es el más recomendado.

Mejora de la autoestima y el humor

Una persona que siente dolores y molestias cada vez que se mueve es una persona que acaba por sentirse triste, frustrada o enfadada, sentimientos que afectan tarde o temprano a la salud.

Por ello, si una persona mayor empieza, a sentirse fuerte, a dejar de tener dolores… acabará por ser feliz, por mostrarse animada y sintiéndose mucho mejor consigo misma. No solo es bueno para su salud sino también para quienes le rodean y ven a su ser querido lleno de ánimos.

Precauciones acerca del Pilates en la tercera edad

Antes de comenzar a practicar Pilates una vez que se ha entrado en la tercera edad hay que tener en cuenta algunas precauciones, en especial cuando se ha perdido la costumbre de mantenerse activo físicamente y de hacer ejercicio.

En importante buscar un monitor que tenga una formación completa y de calidad, recomendamos advertir al instructor de la existencia de dificultades o problemas físicos para que esté alerta y puede diseñar una clase adaptada.

Siempre que se pueda, acudir a clases especiales para personas de la tercera edad en la que trabajen instructores preparados para este tipo de alumnos en concreto que tienen otras necesidades y posibilidades.

En fin, como se puede ver la edad no solo no es un impedimento para comenzar a practicar Pilates sino que esta disciplina trae muchos beneficios a las personas mayores que han caído en una época de inactividad.

El Pilates en la tercera edad es una forma de mejorar tanto el cuerpo como la mente, tan solo hay que lanzarse a ello con decisión y disfrutarlo. No hay edad para ganar en salud y sentirse mejor con uno mismo.

Nuestro alumno Peter Wilmer nos cuenta cómo el Pilates lo mantiene en forma! Con 81 años está feliz por haber pasado el covid-19 casi sin darse cuenta! El Pilates ayuda muchísimo a generar una respuesta adecuada del sistema inmune.

 

top