Diferencias entre yoga y Pilates

9 Nov. 2020 | Entrena Pilates, Formación | 0 Comentarios

Tiempo de lectura estimado: ( Palabras en total: )

Es común que se suela confundir el yoga y el Pilates dado que se trata de disciplinas que exigen concentración, consciencia del propio cuerpo y movimientos muy controlados. Sin embargo, no son iguales y vamos a profundizar en sus diferencias para que las conozcas y sepas en qué consiste cada una.

Existe la creencia infundada,  de que ambas disciplinas consisten en técnicas de relajación y estiramiento.  Lo cierto es que ambas tienen mucho más que ofrecer  para nuestro bienestar físico y mental. ¡Y pueden ser muy exigentes!

Origen y desarrollo

Como es natural, estas dos disciplinas tienen orígenes y desarrollos muy diferentes que, a su vez, conlleva que su ejecución y objetivos sean diferentes. El Yoga surgió hace milenios como un método de meditación a través del cual alcanzar la paz mental,  en la actualidad existen modalidades más enfocadas al trabajo físico.

El Pilates, sin embargo, nace a principios del siglo XX  con la voluntad de servir como medio de entrenamiento, rehabilitación y como una forma de aprender a moverse correctamente.. Joseph Pilates estudió entre otros; el movimiento de los animales, distintas artes marciales, el Yoga, etc.  para crear su método. Pilates entendía que el fortalecimiento del cuerpo y de la mente, se conseguía a través del movimiento, la tonificación de los músculos, la concentración y el control.

Intensidad del ejercicio

Tanto el Yoga como el Pilates son buenas elecciones para fortalecer los músculos. 

En Pilates a diferencia del Yoga, se trabaja especialmente el cinturón abdominal y los ejercicios tienen una mayor intensidad. Joseph Pilates, creador del método, diseñó  máquinas que ayudan a ejercitar el cuerpo y a realizar determinados ejercicios ejerciendo un mayor esfuerzo muscular.

En Pilates es indispensable el trabajo de articulación de la columna en todos sus planos y se consigue flexibilidad del músculo antagonista al que se fortalece, buscando la estabilización de las articulaciones.

En cambio el Yoga te ayudará a conseguir una gran flexibilidad no sólo muscular sino también articular. 

Exceptuando los Saludos al Sol,  las Asanas en el Yoga son estáticas, duran más y tienen una transición es más lenta. En cambio el Pilates es movimiento, con ritmos específicos en cada ejercicio y entre ellos. Eso sí, ambas disciplinas otorgan  gran importancia a la concentración, la respiración y la corrección en las posturas.

Uso distinto de la respiración

El control de la respiración es fundamental en el Pilates y en el Yoga pero las técnicas y patrones respiratorios son muy diferente. 

En el Yoga hay distintas formas y técnicas de respiración, de “conducir el aire”.  De hecho, la respiración en el Yoga se utiliza como canalizador entre la mente y el cuerpo y como forma de combatir dolencias como la depresión o la ansiedad. El objetivo es relajarse durante los ejercicios.

En Pilates la respiración siempre ha de ser controlada e intercostal, llevando el abdomen “adentro y arriba”. En algunos ejercicios se demandan inhalaciones y exhalaciones en momentos específicos, pero casi siempre siempre siguiendo un mismo patrón ya que es la forma, de proteger la columna y de proporcionar a los músculos el oxígeno que necesitan conforme se realizan los ejercicios.

Dinámica de los ejercicios

Aunque en lo principal ambas disciplinas parecen funcionar de la misma forma en cuanto a las posturas y la transición entre ellas, lo cierto es que también se diferencian en la manera en la que se construyen estas posturas y los movimientos que llevan a cada una de ellas.

Mientras que en el Yoga las posturas surgen desde las manos, pies, brazos y piernas, es decir, desde los extremos, en el Pilates el origen de cada posición es el powerhouse.

Una clase de Yoga  fluirá entre momentos de tranquilidad y movimientos más dinámicos  mientras que el Pilates busca la energía y el movimiento.

Uso de implementos y máquinas

Por lo general no se requieren muchos  implementos en el Yoga más allá del mat o esterilla, blogs y las mantas (si practicas Iyengar). Sin embargo, algunos principiantes o personas que necesitan algo de ayuda en las posturas pueden utilizar cinturones  o pequeñas almohadillas.

En la rutina clásica de Pilates suelo, tampoco usamos implementos. Pero en las versiones contemporáneas de Mat si se usan, ayudan a tonificar el cuerpo y a desarrollar más fuerza o te ayudan a superar una dificultad: bandas elásticas, Fitball, pelotas de ritmica , Magic Circle, discos giratorios, pesas, etc. Implementos que hacen las las clases muy variadas y divertidas. Sin olvidar el trabajo en Studio, con las máquinas que  son aliados indiscutibles en el camino del Pilates hacia una excelente forma física.

Conclusiones

A no ser que tengas muy claros cuáles son tus objetivos, no es sencillo decantarse por una de estas dos disciplinas así que lo más recomendable es probar ambas para poder tomar una decisión. O practicar las dos, ya que son complementarias.

Por lo general el Yoga es para personas que buscan una  conexión mente-cuerpo a través de la espiritualidad y las distintas posturas y Asanas. El Pilates es elegido por quienes prefieren alcanzar esta conexión mente-cuerpo usando la fuerza y la resistencia física que proporcionan los distintos ejercicios, incluyan máquinas o no.

Compartir:

.

Publicaciones relacionadas:

Otras lecturas interesantes.

Volver al blog

Pinéalo en Pinterest