“Pilates en edades tempranas”

La edad ideal para empezar a practicar el método Pilates está entre los 6 y 7 años.

“En su condición normal, el niño no necesita el estímulo artificial del ejercicio. Es el hecho de vivir en un contexto artificial lo que supone que haya que guiarle en busca del control consciente de su cuerpo para a partir de ahí transformarlo en hábitos para convertirlos en rutinas inconscientes” Joseph Pilates

Todos deseamos lo mejor para nuestros hijos, pero es verdad, que para un niño no es muy atractivo empezar a practicar Pilates desde pequeños.

En España, 9 de cada 10 niños de entre 5 y 13 años practican algún tipo de ejercicio físico, en primer lugar, como no podía ser de otro modo, nos encontramos con el fútbol, después están el baloncesto, la natación, el pádel y la gimnasia rítmica, les siguen el atletismo, el judo, el balonmano…

En esta entrada, os vamos a enumerar algunos de los beneficios de empezar a practicar Pilates en edades tempranas, no en exclusividad, pero sí como actividad complementaria a alguno de los deportes que son practicados con más asiduidad, para crecer de una manera sana, adquirir hábitos saludables para su desarrollo y comprender a su cuerpo para sacar el máximo partido de él.

La edad ideal para empezar a practicar el método Pilates está entre los 6 y 7 años durante una sesión semanal. Una edad en la cual los niños pasan horas y horas sentados en las aulas y es conveniente que adquieran hábitos posturales correctos para evitar todo tipo de lesiones derivadas de malas posturas, cargar peso, mal conocimiento de su cuerpo…

Como primer consejo, debemos de asegurarnos de la calidad del centro donde el niño va a comenzar a practicar ejercicios de Pilates, exigir desde el primer momento la correcta titulación de los monitores de Pilates. Sin una correcta formación y atención de los monitores ponemos en riesgo al menor, no es conveniente que realicen Pilates en centros masificados donde el monitor no tiene ni la formación para adaptar los ejercicios y plantear los objetivos, ni la posibilidad de prestar la debida atención debido a la masificación de las clases. Además, sería adecuado que practicarán Pilates Mat, las máquinas de Pilates sirven de guía y de correcta progresión para los niños.

Como segundo consejo, como ya hemos destacado anteriormente, es positivo combinar el Pilates con un deporte grupal, de competición y que tenga una mayor interacción social con otros niños.

Como tercer consejo, destacaríamos la necesidad de no practicar Pilates en solitario, el niño necesita desarrollar el método en una clase colectiva de pocos alumnos donde se le preste la atención adecuada y a él no le resulte aburrido.

¿Qué beneficios se pueden obtener del método Pilates en estas edades?

  • Prevención

Pilates mejora el control del cuerpo, la precisión de movimientos, la concentración y la respiración. Al iniciarse desde edades tempranas en el método, les permitirá desarrollar correctamente el cuerpo y evitar problemas musculares y esqueléticos.

  • Mejorar su respiración

Uno de los principales problemas que se tienen en edades tempranas y se arrastran a la edad adulta es que no se sabe respirar correctamente. Una respiración eficiente permitirá llevar a cabo todo tipo de actividades del modo y manera más eficiente posible, permitirá la irrigación sanguínea necesaria durante esfuerzos y nos ayudará a concentrarnos.

  • Mejorar su postura corporal y eficiencia de movimientos

El conocimiento de nuestro cuerpo y la adquisición de hábitos posturales saludables y eficientes ayudará al niño a sentarse correctamente, a realizar movimientos de manera eficiente para mejorar la precisión y evitar lesiones.

  • Educación

La adquisición de valores como la constancia y el esfuerzo por lograr nuevos objetivos les valdrá en su día a día y en la practica de cualquier otra actividad. Además, el control respiratorio les puede servir de gran ayuda para trabajar la concentración y enfocarse de manera correcta en las tareas. También, es una herramienta para prevenir enfermedades como la ansiedad o el estrés.

  • Conocimiento del propio cuerpo

Practicando Pilates desde edades tempranas, el niño tomará conciencia de su propio cuerpo y lo reeducará en su desarrollo. Con esto, lograremos una evolución natural y evitaremos problemas físicos.

  • Adquirir habilidades físicas

El Pilates les proporcionará una mayor flexibilidad y tonificación muscular del abdomen y la espalda, esto les permitirá lograr una mejor coordinación y destacar en otro tipo de actividades.

  • Aumentar su autoestima y estado de ánimo

Que el niño entienda la importancia de cuidar de su propio cuerpo y de la importancia de conocerlo es un paso muy importante para que en un futuro, en el momento en que sea más consciente, se de cuenta de que un equilibrio físico y mental repercute en nuestro estado de ánimo.

Además, el plano físico la práctica de algún deporte en edades tempranas es un aspecto muy relevante es la socialización de los niños, potenciar al máximo sus capacidades de manera correcta les ayudará a que logran autoconfianza.

Tags

top