9 meses mágicos con Pilates

Claves sobre la adaptación de las clases de Pilates en la fase prenatal.

Pilates para embarazadas es un tema muy recurrente en cualquier blog de Pilates, pero como sabemos el embarazo de una mujer tiene diferentes fases que hay que tener en cuenta a la hora de abordar consideraciones para planificar la actividad que puede llevar a cabo, hoy vamos a intentar ofrecer algunas claves sobre la adaptación de las clases de Pilates en la fase prenatal.

Para un instructor/a de Pilates el haber pasado por un embarazo (en el caso de las instructoras, ¡esta claro!) puede parecer más importante de lo que en realidad es, una buena formación de Pilates es imprescindible para saber adaptar y conectar con la futura mama, pero tenemos que tener claros determinados aspectos:

• Fórmate, estudia… y podrás adaptar las clases de Pilates a unos objetivos específicos. No se puede trabajar con una embarazada de la misma forma en la semana 4 que en la 32, lo ideal es trabajar por trimestres, planificar bien las clases y adaptarse al momento y circunstancias que le ocurren en cada momento del embarazo.
• Adáptate a los cambios. Las hormonas durante el embarazo están alteradas, cada día, cada clase, son diferentes. Debes de lograr una mayor confianza e implicación con la futura mamá para entender, respetar y adaptar tus clases a los momentos que está viviendo.
• El mínimo riesgo no merece la pena. Estamos trabajando con dos vidas, hay que ser prudentes y no arriesgar en absoluto en nuestras clases de Pilates, si no estáis seguros de los ejercicios de Pilates que vais a realizar no los hagáis, consulta antes con gente más experimentada que tú, o con especialistas de otras áreas.
• Los cambios de última hora son necesarios, de ahí la importancia de una formación que te ofrezca muchos recursos. Puedes tener planificada una sesión y tenerla que cambiar antes de empezar, náuseas, mareos, ciática… ¿tienes los recursos suficientes?.

¿Qué hacemos con una alumna durante el embarazo?

• ¿Cuál es su bagaje deportivo?

Lo primero que tenemos que hacer es conocer de su propia mano cual ha sido y es su relación con la actividad física. Una persona sedentaria o una persona que haya tenido experiencia en el deporte a lo largo de su vida no parten del mismo punto, ni su condición física esta preparada para afrontar las cargas de trabajo del mismo modo. Lo primero que tenemos que hacer es conocer de su propia mano cual ha sido y es su relación con la actividad física y el deporte.

• Planificación

Como ya hemos destacado, con una embarazada se debe de trabajar según la fase y el momento en el que se encuentra. Lo ideal es la planificación por trimestres, según esta planificación nos debemos de marcar unos objetivos e ir reduciendo rangos de movimiento y cargas. Trabajar objetivos generales como la reeducación postural, fortalecimiento abdominal y pélvico, patrón respiratorio…y planificar del mismo modo objetivos específicos cada trimestre. Para ello, debemos de elegir los ejercicios en los que trabajaremos, la Silla y el Reformer son aparatos que nos facilitan mucho el trabajo con las futuras mamás.

• Respiración, abdomen y pelvis

En el momento del parto el hecho de tener una respiración y conciencia corporal clara y trabajada va a ser de gran ayuda para afrontar este momento con calma y ser conscientes corporalmente del modo en el que ayudamos en el momento de dar a luz.
A nivel del suelo pélvico, es tan importante el trabajo de fortalecimiento que podamos lograr como aprender a relajarlo en la fase final del embarazo.
El trabajo abdominal principalmente debemos de trabajarlo mediante cargas isométricas, hay que tener especial cuidado según la fase en la que nos encontremos en la flexión de tronco ya que puede aumentar la presión intraabdominal y generar problemas al feto.

• ¡La fase final es la más delicada!

Hay que prestar especial atención al trabajo y objetivos que nos marcamos en el tercer trimestre, es normal que las madres quieren alargar si se encuentran bien el entrenamiento hasta el momento del parto, para esto, debemos de tener claro que es vital centrarse en el trabajo de la pelvis, fitball y Silla de Pilates son dos de nuestros principales aliados para encontrar la postura idónea para trabajar en esta última fase.

“Todo el que piensa que lo sabe todo está destinado a la mediocridad, observa, escucha y no dejes de formarte”

Tags

top